ADVERTENCIA: La información que aquí aparece (distinta a la propia de la defensa personal) puede cambiar la concepción que tienes sobre algunos temas. Si no deseas esto, elige la pastilla azul y fin de la historia. "Bienvenida al mundo de lo real" (Morfeo. The Matrix)

MI mejor DEFENSA en la calle:¿Hapkido/Krav Maga?...NINGUNA DE ESTAS

Después de practicar durante años varias de las disciplinas marciales más conocidas, tuve hace poco un incidente en la calle. Me las tuve que ver con cinco sudamericanos con ganas de hacerme pupita. Recuerdo que eran las once de la noche, y acababa de terminar una clase de Hapkido. En este arte marcial se enseñan ataques y defensas que terminan en luxaciones generalmente graves para el agresor. Adquirí cierto grado de destreza con sólo un año de práctica. Pues bien, en esa situación de peligro real, no fui capaz de emplear o siquiera de buscar en mi memoria, ninguna de las técnicas que había practicado hasta el agotamiento y conocía a la perfección. . . En una situación de peligro real, el cerebro, como sabes, dispara la cantidad de dopaminas y adrenalina suficientes al torrente sanguíneo como para transformarnos en una especie de Increible Hulk, y casi todas las funciones de éste, se anulan, entre ellas la capacidad de buscar en tu archivo particular, aquello que hayas aprendido, dando prioridad a la visión frontal y eliminando la periférica. Vamos, que centra y focaliza toda su energía en el problema que supone un riesgo para tu vida, pero te limita a la hora de pensar. Entra en acción lo que se llama: el cerebro reptiliano, que era el único que tenían nuestros antepasados prehistóricos (luego hemos ido desarrollando los otros dos). Es el más básico de todos; no existen emociones en tus reacciones. . . En ese momento de peligro, vas a decidir de forma muy rápida, una de estas tres únicas cosas posibles: -Correr como un demonio para ponerte a salvo... -Suplicar clemencia y someterte a la voluntad del agresor o -Enfrentarte a él con toda la contundencia que seas capaz. . . Así que, yo que tú, me pondría a practicar algo, no porque te vaya a pasar esto alguna o más veces en tu vida o en la de tus seres queridos...si no porque practicando una disciplina como ésta, va a aumentar no sabes de qué manera la confianza en ti misma; útil en todos las facetas de tu vida. En el caso de mi episodio de telenovela barata... únicamente prevaleció mi instinto de supervivencia, que con técnicas muy rudimentarias (reptilianas) pero contundentes, me permitieron salir airoso de la situación. Salir airoso, nada más; ya que perdí un valioso tiempo e imprescindible concentración intentando buscar inútilmente en el baúl de mis recuerdos, alguna técnica que nunca llegó... para sacarme del aprieto. . Al día siguiente dejé la escuela de Hapkido. . . Hoy he empezado esta disciplina: el Krav Magá, sistema utilizado por los cuerpos de élite del ejercito israelí, y por cada vez más fuerzas del orden. Se basa en ataques y defensas puramente instintivas; rápidas, y eficaces, sin apenas complejidad en su ejecución y sin necesidad de tener que pensar qué técnica realizar en según qué situación. No buscan la elegancia en la realización de las técnicas, sólo buscan la supervivencia. He hecho la primera clase de prueba...y ya "estoy dentro" ¿Te la recomiendo...? ¡Pues claro! Había varias chicas y mujeres en la clase, que seguro le habrían dado un buen repaso al nuevo; vamos, a mi. "Bienvenida al mundo de lo real" . - .