En esta PANTALLA encontrarás ALGUNAS ENTRADAS. Abajo del todo, CLIQUÉA "Entradas antiguas" y encontrarás más.

Técnica primordial ante un ATAQUE: 'TU ACTITUD MENTAL'

Si en una situación de peligro ante un agresor, en tu cabeza sólo tienes pensamientos de miedo, de parálisis, de terror... tú misma te has metido de antemano en la 'cárcel' en la que este agresor pretende encerrarte, antes de agredirte o abusar de ti (y si por lo que sea tú no tienes esos sentimientos, el delincuente se encargará de producírtelos de cualquiera de las maneras).

Debes cultivar una adecuada actitud mental -si, como si cultivases una mata de tomates- es decir, que te llevará un pequeño entrenamiento (así que, vete empezando cuanto antes)... para enfrentarte a cualquier situación en la que necesites defender tu integridad. Una vez que la 'cultives', esa actitud estará ya siempre contigo.

Y aqui viene la sorpresa para ti (seguro): 

 Debes aceptar los peligros de ese tipo de situaciones; aceptar que puedas ser golpeada, cortada, apuñalada...aceptar que puede haber sangre -la tuya o la de él-, dolor, miedo, pánico. Debes aceptar eso y más (siempre será mejor ese daño 'menor' que cualquier daño 'mayor' que tenga unas consecuencias indeseadas,¿no crées?).

Una vez aceptado lo de más arriba, debes aprender a borrar (o dejar 'pasar') todo eso de tu mente, y libre ya de toda interferencia, fijar sólo un pensamiento en ésta: sobrevivir; sólo entonces estarás en disposición de defenderte en condiciones.

Una vez tu mente acepta que estas cosas pasan, y por supuesto, te pueden pasar a tí...estarás de antemano preparada para hacerles frente, y/o por lo menos, para no sorprenderte o asustarte ante ésta situación. 

Ahora...ya has ganado un tiempo valioso (el que perderías saliendo de tu gran susto inicial), que vas a 'invertir' (en vez de 'gastarlo' paralizándote), en realizar la acción que elijas para responder a ese ataque en concreto.

Las imágenes del siguiente vídeo no son agradables; más que por lo que se aprecia, que es casi nada, por lo que se intuye. Lamentáblemente no se trata de ninguna ficción. Una persona es apuñalada. La víctima no hace nada para defenderse; es como si aceptase la agresión y decide ponerse a merced de su atacante. Al no hacer nada por cambiar la situación, cada vez está más herido, más débil y es más vulnerable a los repetidos ataques de este criminal.

Observa como todos los testigos de la escena...se quedan mirando, como si estuviesen viendo una película en el salón de su casa. Miran quietos, sin apenas respirar; no vaya a ser que el delincuente se fije ellos. Quietos...presenciando cómo apuñalan brutalmente a una persona, sin mover un sólo dedo ni articular palabra alguna que pudiese, por lo menos y si ellos no  van a hacer nada para evitarlo, alertar a otros o distraer al agresor.

Respeto la elección de estas personas de no arriesgar su vida para salvar la de otra; están siguiendo al instinto más básico que nos asiste a todos: el de la propia supervivencia.  Esa es la explicación de lo que habrás escuchado mil veces por ahí: "El cementerio está lleno de valientes" (lo suelen decir, con la boca llena, los que no lo son para justificase y ya de paso, ridiculizar a los que sí lo son y les dejan en una posición humana muy por debajo de ellos )
"Los cementerios están llenos de valientes" y podríamos añadir: "...y las aceras, de cobardes".

"Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes gustan su muerte sólo una vez" 
William Shakespeare