En esta PANTALLA encontrarás ALGUNAS ENTRADAS. Abajo del todo, CLIQUÉA "Entradas antiguas" y encontrarás más.

Por qué las ARTES MARCIALES NO SIRVEN para nada en una situación de PELIGRO REAL

Durante años he estudiado diversas disciplinas marciales, para hacer ejercicio, y ya de paso, aprender a defenderme.

Llevando algún tiempo practicando Karate... de vuelta a casa por la noche, me vi dentro de un atraco, cómo protagonista principal de la película, con dos maleantes bastante mayores que yo (adolescente), como maestros de ceremonias, dentro de un vagón de tren en marcha.

Aquella situación, iba a cambiar mi percepción de lo que todos entendemos que es el dominar en mayor o menor grado, una disciplina marcial.

Si quieres saber lo que pasó, por favor, busca la entrada: "¿Y por qué no una simple bofetada?" en este mismo blog.


Hasta hace bien poco, no he descubierto por qué pasó aquello; por qué reaccioné como lo hice... y por qué le pasa lo mismo a todo el mundo que, en esas situaciones de peligro, se es incapaz de reproducir técnicas de defensa personal, practicadas una y otra vez en una escuela hasta la saciedad, y memorizadas a la perfección...


Y es por una cosa muy sencilla, pero en la que nadie había caido hasta ahora: En un entrenamiento rutinario de artes marciales, el cuerpo humano trabaja entre las 115 - 145 pulsaciones por minuto. Pero en una situación de  p e l i g r o , nuestro corazón empieza (por instinto de supervivencia) a funcionar, a una frecuencia superior de entre hasta 175 ppm.


En ese momento suceden tres cosas repentinamente, que van a transformar y anular tus capacidades normales de reacción ante cualquier situación normal en tu vida:


1. Los hemisférios del cerebro dejan de comunicarse entre si, siendo imposible recordar, y mucho menos realizar ninguna de las complejas técnicas aprendidas encima de un tatami.

Incluso golpear un sencillo y evidente punto débil de nuestro atacante, que en condiciones normales no nos costaría ningún trabajo, será algo practicamente imposible de realizar.

2. Tu visión periférica desaparece; para lo bueno y para lo malo (te centras en el foco de peligro, por instinto de supervivencia, pero obvias los alrededores).


3. Toda la sangre se desplaza a tus extremidades, para poder huir o golpear.


Estas incontrolables reacciones naturales, ocurren cuando somos sometidos a un elevado nivel de estrés, en este caso inducido por el temor. Una vez llegamos a las 175 pulsaciones sólo hay 3 cosas que pueden suceder a cualquier ser humano:


1ª:  Si no tienes ningún entrenamiento (físico/mental): "estás muerta"; vaciarás tu vejiga, te tirarás al suelo y pedirás clemencia por tu vida, adquiriendo una conducta sumisa como única respuesta, quedando expuesta al capricho del asaltante, violador o lo que sea.


2ª:  Puedes 'volar' y desaparecer de la escena, si puedes y sabes correr...o


3ª:  Atacas con uno o más golpes 'motores' instintivos (escribiré sobre ellos en otra entrada), si no quieres estar en las opciones 1  ò 2.

Aprende golpes que te permitan por lo menos tomar parte en la función a la que has sido inesperadamente invitada bien, dándote la posibilidad de distraer a tu oponente para poder salir corriendo y pedir ayuda, o si crées que puedes, y por supuesto quieres:  participar en la obra, cambiando eso si, el final del guión,  escribiendo tú lo que creas más conveniente.
Pero !cuidado!:  Si has tenido algún tipo de entrenamiento marcial o algo parecido, te vas a quedar más helada que si no hubieses practicado nada, ya que nunca has entrenado con tantas pulsaciones y hasta que tu corazón se reajuste por debajo de las 145 ppm, para poder 'funcionar' como sabes que lo haces...no vas a poder poner en práctica ninguno de los conocimientos aprendidos. Y no vas a tener tiempo suficiente para defenderte;  créeme, 2 segundos son más que suficientes para que te atraviesen el cuello con un cuchillo.


Como dice en el video: "es más facil 'knoquear' a alguien con una bofetada, que con un golpe de puño". El movimiento no debe ser rígido, sino todo lo contrario; y no realizado sólo con la mano o con el brazo, sino iniciándolo con un giro de cadera.


No te digo que lo practiques con nadie...pero en caso necesario, ya lo sabes...nada de tecnicismos, y utiliza lo instintivo, que siempre te va a funcionar mejor.