En esta PANTALLA encontrarás ALGUNAS ENTRADAS. Abajo del todo, CLIQUÉA "Entradas antiguas" y encontrarás más.

Como defenderse de los ATAQUES VERBALES (2)

.
Antes de efectuar una buena defensa y si luego lo preferimos, el correspondiente ataque, debemos saber imponernos primero. Imponerse es cuestion de práctica, y no es tan dificil como parece. La primera vez, como con todo, a lo mejor te cuesta un poco...pero nada, a por ellos, que son pocos y cobardes.
Ahi van unas reglas de oro:
  • No te encojas; mantén la espalda recta y estirada. Los hombros bajos y anchos.
  • Busca el contacto visual, sobretodo en situaciones incómodas o desagradables.
  • Sé amable, sin ser sumiso. No sonrías docilmente ni pongas cara de querer conquistar el cariño de los demás.
  • No te rías cuando otras personas te pongan en ridículo o se rían de ti. Si socavas tú misma tu dignidad, te desautorizas.
  • No te insultes ("que idiota soy"). No coquetées con tus debilidades y fallos para hacerte la simpática.
  • Di claramente lo que quieres y lo que no quieres. Habla con frases cortas y sencillas, sin muchas florituras ni justificaciones.
  • No supliques para que te comprendan. Tienes todo el derecho a solicitar algo o a negarte, aunque el interlocutor no demuestre la más mínima compresión. Mantente firme si los demás no respetan tus deseos.  Recuerda tu solicitud una y otra vez.
  • La dignidad y el respeto no son un callejón de dirección única. Trata a los demás como quisieras que te trataran a ti.
Las mejores réplicas se las lleva el viento si no se goza de autoridad. Sin embargo, si irradias la fuerza suficiente ("Que la Fuerza te acompañe"), incluso un sencillo hola, puede tener un efecto aplastante.

No podemos evitar, aún contando con un escudo protector (ver entrada anterior) o comportándonos con autoridad, que alguien se burle de nosotros. Si ésto ocurre, no eres tú la que ha cometido un fallo, sino el agresor. No tienes que hacerte reproches, sino que debes primero, y antes que nada: cuidar de tu bienestar.

Puede que te sientas atónita, cuando alguien se burla de ti; suele ser como si te echasen un jarro de agua fría y eres incapaz de pronunciar una sóla palabra. Además, los agresores no suelen anunciar sus ataques, y lo hacen por sorpresa, agravando las esperadas consecuencias de su ataque.
 Ambos factores, primero el ataque por sorpresa y segundo, el sentirte vendida, resultan muy dolorosos y te bloquéan. No se nos ocurre nada ingenioso, a pesar de que pasen por nuestra cabeza multitud de pensamientos. En general, el agresor/a atráe toda nuestra atención; ya no nos fijamos en nosotros sino únicamente en él/ella. Lo que consume nuestra energía.   Para romper el hechizo, es necesario desviar la atención, Lo más importante, no es el agresor, sino nosotros. Nuestro bienestar es lo principal. No importa lo que haya hecho nuestro adversario, lo primordial es recuperarnos enseguida; más tarde le tocará su turno al imbécil.

Te sugiero que reléas esta información, hasta que la asimiles, y podamos seguir construyendo, poco a poco, nuestro mejor castillo, a prueba de bombas, para recibir a cualquier intrus@ que quiera quitarnos siquiera un segundo de la paz en la que vivimos.
Una vez hagas tuyos los consejos de arriba...pasa a la siguiente entrada: "Primeros auxilios para después de un ataque (verbal, claro)"

En el siguiente video, vemos a un practicante de Aikido. Quiero que veas la situación como si se tratase de un ataque, pero no con un cuchillo, sino con un 'cuchillo verbal'. La intención del adversario, ya sabemos la que es, como siempre: hacer daño.
Lo primero que hace nuestro inteligente amigo es apartarse, evitando que el cuchillo se le clave.
De un insulto, te apartas mentalmente.  Sólo si tu quieres, un insulto está dirigido a ti. Tú tienes el poder...de no aceptarlo, simplemente porque alguien no tenga otra cosa mejor que hacer en su vida, que meterse contigo...y cuando no lo aceptes...¡aaah! entonces descubrirás el tremendo poder de tu acción, que hará que ese insulto, vuelva como un boomerang,  y le estalle en la cara al simpático que lo profirió.

Como decía:  nuestro amigo oriental, no se queda quieto esperando que el cuchillo consiga su misión, que no es otra que clavarse en su cuerpo; se aparta, no hace falta mucho, porque sería huir. Se aparta, pero se queda ahi, esperando su turno, para realizar la técnica completa, que tantas veces ha practicado en su escuela y encima aprovechando la fuerza del contrario.

Lo primero es el control de la siuación, lo que hemos dicho antes. Luego, coge la muñeca del agresor;  nunca el cuchillo porque le lastimaría, ¿verdad?. Con una provocación se hace igual, si hay que responder, no lo vamos a hacer sobre el tema que ha elegido nuestro adversario para someternos, sino sobre el tema que nosotros elijamos.  Y finalmente, y sólo después de haber realizado correctamente los dos pasos anteriores...le clava el mismo aguijón y con su propia mano, al adversario que nos lo quería clavar a nosotros.

La vida es maravillosa. Siempre hay algún atontado que nos quiere aguar la fiesta, pero la vida...es maravillosa.

Que lo disfrutes...